Pregúntanos

Todo sobre el descanso y el sueño

¿Para qué sirve dormir? ¿Por qué dormimos?

El sueño permite a nuestro cuerpo descansar y recuperar la energía que perdemos durante nuestro día a día. Además, durante las horas de sueño, acostumbramos a asimilar conocimientos y reforzar nuestra memoria.

Además. Al igual que la comida y el agua, es esencial dormir lo suficiente para mantener un buen estado de salud y calidad de vida. Está científicamente demostrado que la falta de sueño puede derivar en problemas serios de salud.


¿Por qué las personas mayores duermen mal?

La mayoría de personas piensan que esto es así, pero no es del todo cierto. De hecho, muchas personas mayores saludables indican tener pocos o prácticamente ningún problema de sueño.

El patrón de sueño cambia cuando envejecemos, pero las alteraciones del sueño y el hecho de levantarse cansado cada día no son parte del envejecimiento normal, sino de unos malos hábitos a la hora de descansar, o incluso por una mala alimentación.


¿Qué sucede si una persona no ha dormido bien?

Si una persona no descansa bien o no duerme las horas necesarias, es más que probable que esta persona experimente alguna de las siguientes características o sensaciones:

1. Esté irritable.

2. Tenga olvidos y problemas de memoria.

3. Se sienta deprimido.

4. Es más probable que tenga caídas o accidentes.

5. Se sienta cansado, con pérdida de energía.

6. Tenga sueño durante el día.

7. Reducción de la capacidad de atención.

8. Disminución de la coordinación motora.

9. Mala ejecución de tareas.

10. Disminución de la capacidad para adaptarse.

12. Consuma medicamentos para dormir.

13. Se levante confuso.

Además, está científicamente demostrado y estudiado que habrá una disminución de la calidad de vida de la persona y puede aumentar el riesgo de mortalidad. Es muy importante recordar que la privación de sueño es muy perjudicial para nuestra salud.

Para evitar todos estos efectos secundarios, es imprescindible que descansemos las horas mínimas estipuladas y por supuesto, que tengamos un buen colchón donde recuperarnos de la energía gastada en el día a día.